Otoño

Otoño

QUIERO SER COMO EL OTOÑO (del libro "Naturaleza Espiritual" del P. Lázaro Albar)


Impresiona un atardecer a la puesta de sol
y una avenida de altos y fuertes árboles
cuyas hojas verdes se tornan marrones hasta caer al suelo
y hacer una alfombra porque ha llegado el otoño.
Pasear por esa avenida en la soledad o acompañado,
pero meditando y escuchando
la voz de Jesús en el silencio de la tarde,
descalzo y pisando la alfombra de la humildad,
junto a Jesús que camina a mi lado,
como en cada tarde, como en todo tiempo y lugar.
El otoño es tiempo de añoranza,
se espera al Salvador,
por eso nos visita el Adviento
porque el Señor llega y toda la Iglesia se prepara
con el canto, la oración y la conversión.
En el otoño nos preparamos para la llegada de la Navidad,
y cultivamos alegría, paciencia, esperanza
y constancia en la oración, con el grito: «¡Ven, Señor Jesús!».
En el otoño muchos árboles
quedan pelados al desprenderse sus hojas,
quiero ser desprendido de todo lo que ya no tenga
la savia del Espíritu,
para renovarme y que broten nuevos tallos,
nuevas ramas, nuevas hojas, nuevas flores y nuevos frutos.
Quiero ser como el otoño,
tiempo de maduración y culminación,
de sembrar y soltar la semilla
de lo que dará fruto el próximo año,
sembrar la semilla del Evangelio
en los corazones que lo acogen,
en los que vacían su corazón para llenarse de Dios. Amén.

Client

Lázaro Albar Marín

Date

22 Febrero 2018

Tags

Espiritualidad, Naturaleza