Orad sin desfallecer

Orad sin desfallecer

Ama a la Iglesia, ama todo lo que hay en la Iglesia,
a las personas y las cosas porque todo es sagrado,



todo es santo aunque el pecado anida en el corazón humano.
Ora por la Iglesia para que sus miembros sean santos,
para los que sean acogidos en ella pisen la tierra sagrada
y puedan contemplar como Moisés
el amor de Dios que no se consume,
que arde sin cesar en cada corazón,
porque él lo dijo: «amaos los unos a los otros
como yo los he amado».


Orar sin desfallecer, con esperanza y perseverancia,
con una mirada alentadora, positiva y animosa,
porque cada miembro unido a Cristo tiene la visión de Dios
para que se realice el sueño de Dios,
y para que no haya autoengaño,
y alguien pueda creerse profeta o iluminado,
pise la tierra de la humildad,
en oración haga discernimiento personal y comunitario,
sea acompañado por un miembro
que busque la verdad y la santidad.


Todo en comunión con el Obispo, en unidad y fraternidad, buscando
vivir como hermano en fraternidad y santidad,
en obediencia y fidelidad, en entrega a Dios
y con una confianza que llega al abandono en Dios,
dejando que el Espíritu Santo mueva todo, lleve todo, aliente todo,
para que el Reino de Dios tome fuerza en una Iglesia
que está en el mundo pero no es del mundo,
Iglesia de un solo corazón y un solo espíritu.


«Orad sin desfallecer» fue el mandato del Señor, que se hace cada
día, cada hora y cada instante, en el día y en la noche,
porque no hay nadie que pueda vivir en las cosas de Dios
sin relación con Dios, sin escuchar su voz, su Sagrada Palabra
que modela el corazón humano para darnos el Corazón de Cristo,
¡benditos sacramentos que nos mantienen en un solo corazón
y una sola alma! Amén.

Client

Lázaro Albar Marín

Date

15 Octubre 2019

Tags

Espiritualidad, Oración