Cristianismo a medida

Existen muchos que adaptan la religión a su conveniencia, y además se dedican a justificarse y a acusar a los demás.

A veces actuamos como Judas, el traidor, nos quedamos y aceptamos lo que nos gusta de Jesús , y el resto somos capaces hasta de renegar de Él. La cuestión no es tan solo que ocurra esto, al fin y al cabo esto es lo que ocurre cada vez que pecamos: aceptamos la plenitud de la vida, pero rechazamos la vida en Jesucristo. La gravedad del asunto reside en la falta de conciencia de pecado y la perseverancia en el tiempo del mismo.

Si de verdad creemos en Jesucristo como hijo de Dios, esto tiene consecuencias.

 

 


Imprimir   Correo electrónico

Related Articles