¿Por qué venir a misa?

Para saber por qué debemos ir a algún lugar, primero tenemos que saber qué es, qué ocurre y quién va a ese lugar. Vayamos poco a poco.

 

¿Qué es la misa?

La misa es el mismo sacrificio en el ara de la Cruz por Jesucristo para la salvación de todos los hombres. Es decir es el sacrificio de Dios, por Dios, ofrecido a Dios para la salvación de los creyentes.  La misa no es una imagen o representación de lo que ocurrió en el Calvario, sino el mismo sacrificio (incruento).  No hay diferencia alguna salvo que ahora permanece impasible y glorioso. 

El sacrificio Eucarístico consiste esencialmente en la inmolación incruenta de la Víctima divina, inmolación que es místicamente manifestada por la separación de las sagradas especies y por la oblación de las mismas hecha al Eterno Padre (Pío XII, enc. Mediator Dei n.114)

En la Cruz, Jesucristo mereció para nosotros todas las gracias, y en la misa nos aplica y distribuye todo ese tesoro de gracias.

Es un misterio de fe porque en ella todo permanece oculto y misterioso:

  • En primer lugar el oferente: sacerdote (santo o pecador) pero tanto si es santo como pecador, quien actúa en el momento de la consagración es el mismo Cristo diciendo: "Esto es mi cuerpo... Este es el cáliz de mi sangre..." . El sacerdote no dice este es su cuerpo, ni esta es su sangre, sino en aquel mismo momento es Cristo quien habla y se ofrece al Padre por el ministerio del sacerdote.
  • En segundo lugar está la Víctima del sacrificio: en el momento de la consagración desaparece el pan y el vino y en su lugar aparece Jesucristo. Sin embargo nuestros ojos siguen viendo el pan y el vino.
    • No podemos ver a Jesucristo porque Él quiere que se le crea y nos fiemos de Él aunque no lo comprendamos. No podemos ver a Jesucristo en la Sagrada Hostia consagrada pero creemos porque Él lo dijo, y creyéndolo somos más dichosos que si lo viéramos, como Él mismo dijo a Tomás: "Tú has creído porque has visto, bienaventurados los que sin haber visto creyeren" (Jn 20, 29)

¿Qué vale una misa?

 Siendo la misa el mismo sacrifico de Cristo, de Dios, el valor de la misa es el valor de Dios, infinito.

La misa es la acción más santa y más agradable a Dios que se puede llevar a cabo, tanto en razón de la víctima ofrecida, que es Jesucristo, víctima de dignidad infinita, cuanto en razón del primer oferente que también es el mismo Jesucristo, que se ofrece por manos del sacerdote (Alfonso Mª de Ligorio, Selva P.2, c. 1)

Según decía San Bernardo: "El que oye devotamente la Santa Misa, merece más que si se sacrificara haciendo una costosa peregrinación a Jerusalén y a todos los santos lugares y diese todos sus bienes a los pobres".

James Stenson escribe: "Sé paciente. Anda a Misa en actitud de oración y agradecimiento, y podrás obtener grandes dones espirituales: consuelo, confianza, paz, felicidad profunda y la fuerza espiritual para afrontar los desafíos de la vida. "

 


Imprimir   Correo electrónico

Related Articles