¿Por qué venir a misa?

Blog Visto: 1533

Para saber por qué debemos ir a algún lugar, primero tenemos que saber qué es, qué ocurre y quién va a ese lugar. Vayamos poco a poco.

 

¿Qué es la misa?

La misa es el mismo sacrificio en el ara de la Cruz por Jesucristo para la salvación de todos los hombres. Es decir es el sacrificio de Dios, por Dios, ofrecido a Dios para la salvación de los creyentes.  La misa no es una imagen o representación de lo que ocurrió en el Calvario, sino el mismo sacrificio (incruento).  No hay diferencia alguna salvo que ahora permanece impasible y glorioso. 

El sacrificio Eucarístico consiste esencialmente en la inmolación incruenta de la Víctima divina, inmolación que es místicamente manifestada por la separación de las sagradas especies y por la oblación de las mismas hecha al Eterno Padre (Pío XII, enc. Mediator Dei n.114)

En la Cruz, Jesucristo mereció para nosotros todas las gracias, y en la misa nos aplica y distribuye todo ese tesoro de gracias.

Es un misterio de fe porque en ella todo permanece oculto y misterioso:

¿Qué vale una misa?

 Siendo la misa el mismo sacrifico de Cristo, de Dios, el valor de la misa es el valor de Dios, infinito.

La misa es la acción más santa y más agradable a Dios que se puede llevar a cabo, tanto en razón de la víctima ofrecida, que es Jesucristo, víctima de dignidad infinita, cuanto en razón del primer oferente que también es el mismo Jesucristo, que se ofrece por manos del sacerdote (Alfonso Mª de Ligorio, Selva P.2, c. 1)

Según decía San Bernardo: "El que oye devotamente la Santa Misa, merece más que si se sacrificara haciendo una costosa peregrinación a Jerusalén y a todos los santos lugares y diese todos sus bienes a los pobres".

James Stenson escribe: "Sé paciente. Anda a Misa en actitud de oración y agradecimiento, y podrás obtener grandes dones espirituales: consuelo, confianza, paz, felicidad profunda y la fuerza espiritual para afrontar los desafíos de la vida. "

 

Imprimir

Related Articles