En San José Artesano usted encontrará una comunidad cristiana viva, esperanzada, en constante búsqueda y crecimiento espiritual que ejercitamos de diferentes formas.

La parroquia basa su vida principalmente de dos formas, una de forma intrínsecamente espiritual y otra que es reflejo de esa vida espiritual, y lo hacemos con los siguientes medios:

  • Vida de oración y práctica frecuente de los sacramentos. Con oraciones comunitarias, adoración del Santísimo, misas, reconciliación...
  • Vida de formación continuada para grupos específicos como catequistas y otros de carácter general para toda la comunidad.
  • Vida de comunión con toda la Santa Madre Iglesia, comenzando con nuestros vecinos más próximos, el arziprestazgo, la diócesis... llegando al entendimiento de compartir bienes con la Iglesia Celestial
  • Vida de actividad social ante los más vulnerables y necesitados, desde la evangelización a los medios materiales a través de Cáritas y otras campañas de caridad cristiana.
  • Vida de alegría e impulso social, dedicando gran parte de nuestros esfuerzos a los más jóvenes y sus familias.