Todos los ideales, todos los intereses, todas las conveniencias, 

quedan desvanecidas ante los sueños de Dios.

Publicado en Oración