Un día cualquiera, una misa que salva al mundo.

El mayor acto de amor del mundo.