Casí todos los años, la parroquia celebra el sacramento de la confirmación para los que han terminado ese proceso catequético.

Los que se confirman abarcan un amplio abanico de edades, desde adolescentes hasta abuelos. Nunca es tarde.